V Jornada de Gestión y Evaluación de medicamentos: Innovación de la Evaluación y Evaluación de la Innovación

El Sistema Nacional de Salud Español (SNSE) requiere mejorar en solvencia para que no peligre en sostenibilidad. La preocupación por la perdurabilidad de los sistemas sanitarios públicos se debe a factores de oferta como la incorporación de nuevos tratamientos de alto coste para enfermedades crónicas y a factores de demanda como el aumento de la esperanza de vida de los ciudadanos. Ambos, generan una presión en la gestión sanitaria y clínica como no se ha vivido nunca. Precisamos manejar herramientas para la priorización de tratamientos y procesos basados en la evidencia, así como mejorar la gestión eficiente de los servicios, muy especialmente, los hospitalarios. Se deben alinear los sistemas de compensación con los objetivos relevantes para el paciente, las organizaciones y el propio sistema sanitario. Los clínicos, y no las estructuras en las que trabajan, son los que consiguen la satisfacción del paciente y, por esto, la implicación en la gestión activa y racional de los servicios clínicos por parte de ellos es fundamental.

En este escenario es prioritario que la formación cubra las áreas relativas de la Evaluación de Tecnologías Sanitarias, ya que se ha convertido en muchos países de nuestro entorno social y económico en una parte integral de la toma de decisiones de políticas de salud. Tras la evaluación o “Assessment” (la síntesis de la evidencia de investigación disponible junto a la graduación de su calidad), algunos países realizan una evaluación del impacto y su aplicabilidad “Appraisal” en un contexto específico. Los comités de evaluación, a veces llamados “comités de política”, se encargan en los centros sanitarios de decidir qué nuevas tecnologías pueden ser utilizadas a nivel micro. A nivel macro, los comités de evaluación facilitan la vida de los responsables de la toma de decisiones en políticas de salud traduciendo los resultados de la investigación en recomendaciones políticas de adopción. Histórica y cronológicamente, primero actúa el regulador y luego, el evaluador. Lamentablemente los criterios utilizados por unos y otros no siempre son del todo coherentes. La armonización deseable entre Regulación (Appraisal) y Evaluación (Assessment), es un tema pendiente.

PROGRAMA

DOCUMENTACIÓN

Regulación y Evaluación de la innovación farmacológica: luces y sombras

Evaluación con datos de la vida real: alcance y valor

Evaluación de la adherencia

Políticas y Evaluación para garantizar una I+D+i que merezca la pena