Iniciativas para mejorar el rendimiento del Sistema Sanitario público

Programa

Inscripciones

Presentación

Desde el inicio de la crisis económica, y empujados por las medidas restrictivas instauradas, hemos sido espectadores de la progresiva pérdida de confianza en nuestro Sistema Sanitario público, explicada por los mayores tiempos de espera y la menor satisfacción con el servicio recibido. Además, los barómetros muestran una creciente preocupación ciudadana por la salud futura del sistema. 

Esta Conferencia-Debate tiene como objetivo poner de relieve tres medidas que se consideran fundamentales para encarar una necesaria mejoría en el funcionamiento de nuestro sistema sanitario. Las propuestas abajo descritas han de empujar a nuevos escenarios administrativos y políticos, en el contexto de la asistencia sanitaria. Los tres temas, que serán expuestos a partir de la última evidencia disponible, sobre: 

1. Priorizar y dejar de hacer. 

El envejecimiento, las enfermedades crónicas con epidemias tales como la obesidad, las enfermedades mentales, las adicciones de todo tipo, el desempleo crónico, la reducción de los porcentajes de población activa por la implantación de tecnologías sustitutivas de mano de obra, la vertiginosa innovación biomédica, las expectativas ciudadanas no siempre acertadas sobre lo que se puede esperar del sistema y un largo etcétera hacen que superen a la oferta de los servicios existentes que se ven desbordados por esta demanda y con unos costes difícilmente asumibles con el crecimiento económico actual y posiblemente futuro. Es en este contexto en el que el establecimiento más explícito de prioridades y la desinversión de prestaciones financiadas públicamente con escaso o nulo valor, toma carta de naturaleza y pasa a ser un imperativo para los responsables de la política y la gestión sanitarias. 

2. Convertir los datos en inteligencia para mejorar la práctica clínica y el desempeño del Sistema Sanitario. 

Con la incorporación del análisis de datos masivos, se ha generado gran expectativa sobre el cuándo y el cómo de la trasformación de la asistencia sanitaria. Los nuevos escenarios prometen mejora de diagnóstico, reducción del coste sanitario, mayor control asistencial y mejor comunicación con el paciente, predicción de enfermedades según antecedentes médicos, agilización de los sistemas de gestión y pago a proveedores, facilitación a los investigadores para que tengan a su disposición un sistema que les facilitará la búsqueda de tratamientos, etc. 

3. Gestionar los servicios públicos eficientemente: evidencia empírica. 

Hay que conocer las evaluaciones de las experiencias de colaboración público-privada puestas en marcha desde hace ya más de 20 años, antes de retirar o reforzar las existentes. Hay que introducir en la Administración Pública incentivos a la eficiencia, hoy apenas existentes. En el sector sanitario público hay una franja de alta dirección que sigue colonizada, en buena medida, por los partidos políticos. Esta franja debiera ser ocupada por una dirección pública profesional meritocrática. La implantación de mecanismos de gestión y evaluación comparativa por resultados, de mejora de la transparencia y de rendición de cuentas ayudaría a que se hiciese realidad.

Programa

Inscripciones

Impacto en medios